Máquinas de Inyección de Zamak a presión por Cámara Caliente

La empresa cuenta con una sección de Inyección de Zamak dotada de máquinas de Inyección a presión por Cámara Caliente, con un abanico de posibilidades de hasta 900 Gramos de capacidad. Todas estas máquinas son automáticas y al mismo tiempo cuentan con equipos periféricos para los trabajos de separación y recuperación de la colada, todo ello en continuo y al mismo tiempo que las piezas se van inyectando.

Todas las piezas que se fabrican y que no requieran un tratamiento especial de pulido, son tratadas en nuestra sección de pulido en masa. Disponemos de un sistema tradicional de pulido por vibración que confiere a nuestras piezas un acabado superficial idóneo para su posterior tratamiento galvánico.

Así mismo y como una novedad, hemos incorporado a nuestra sección de pulido una instalación de tratamiento de piezas en masa de alta velocidad que en el mínimo tiempo de proceso proporciona a las piezas tratadas en este revolucionario sistema una calidad extrema con un acabado brillante que redunda en una importante mejora de la calidad posterior del tratamiento galvánico.

Realizamos todo tipo de moldes por inyección a presión para una gran variedad de materiales. Nuestro sistema de inyección se basa en la fundición a presión de zamak. El proceso de fundición por inyección a presión de zamak es un proceso en el cual el metal se inyecta a presión en un molde de acero, dando como resultado piezas de una gran calidad y perfección.

Máquinas de Inyección a presión por Cámara Caliente

La empresa cuenta con una sección de Inyección de Zamak dotada de máquinas de Inyección a presión por Cámara Caliente, con un abanico de posibilidades de hasta 900 Gramos de capacidad. Todas estas máquinas son automáticas y al mismo tiempo cuentan con equipos periféricos para los trabajos de separación y recuperación de la colada, todo ello en continuo y al mismo tiempo que las piezas se van inyectando.

Todas las piezas que se fabrican y que no requieran un tratamiento especial de pulido, son tratadas en nuestra sección de pulido en masa. Disponemos de un sistema tradicional de pulido por vibración que confiere a nuestras piezas un acabado superficial idóneo para su posterior tratamiento galvánico.

Así mismo y como una novedad, hemos incorporado a nuestra sección de pulido una instalación de tratamiento de piezas en masa de alta velocidad que en el mínimo tiempo de proceso proporciona a las piezas tratadas en este revolucionario sistema una calidad extrema con un acabado brillante que redunda en una importante mejora de la calidad posterior del tratamiento galvánico

Inyección de zamak

Realizamos piezas de zamak a medida o fabricamos el molde. Tú eliges. Pero, primero de todo aclaremos dudas: ¿Sabes qué es el zamak? Se trata de una aleación de zinc con aluminio, magnesio y cobre, de alta dureza, pero muy manejable. ¿Y para qué sirve? Te estarás preguntando. Pues para confeccionar piezas de herraje, mecánica o bisutería o también elementos en el sector de la automoción. Aunque tiene muchos más usos.

Ventajas de la utilización del zamak

-Es un material barato.
-Es duro y resistente.
-Fácil de moldear.
-Se pude pintar y mecanizar.
-No se ensucia como la plata.
-Las piezas resultantes presentan un mejor acabado.
-Ahorra tiempo y dinero.

Si tenemos que poner algún pero a este material tan útil es que si se somete a ciertas temperaturas en presencia de humedad puede acabar corroído. Pero quedémonos con las ventajas que tiene, que
son unas muchas. El zamak es un material muy práctico, de uso muy extendido entre las empresas. Se suele emplear más que la fabricación de piezas por inyección de aluminio o latón.

Consume menos que el aluminio

La inyección de piezas de fundición de zamak requiere de menos consumo de energía. Mientras el aluminio se funde a más de 600 grados centígrados, el zamak lo hace a 400 grados. Algo muy a tener en cuenta por el ahorro de dinero en estos tiempos de crisis. Su manejabilidad y ductilidad no la tienen otro tipo de aleaciones de metal. La inyección de zamak a presión posibilita la fabricación de piezas de gran tamaño con una elevada precisión, además de que permite introducir el detalle que se estime oportuno. A medida del cliente. Por lo que se prescinde del proceso de enorme maquinado.

En Joviar contamos con una sección de inyección de zamak dotada de máquinas de fundición a presión por cámara caliente, que alcanza hasta los 900 gramos de capacidad. Después, y una vez realizadas las piezas, hay que cuidar el acabado. Por ello, las piezas de zamak deben pulirse.

Pulido y acabado brillante

Hemos introducido en Joviar una sección de pulido en masa por vibración que otorga a las piezas confeccionadas un resultado de calidad, con un acabado brillante. Para ofrecer el mejor resultado disponemos de un equipo humano, maquinaria y proveedores que nos permiten producir piezas de todos los tamaños y formas imaginadas, conforme a las necesidades de nuestros clientes. Las máquinas de trabajo que disponemos en Joviar son de última tecnología. Se presentan equipadas con periféricos que nos permiten una total automatización de nuestro proceso de inyección de zamak. El resultado salta a la vista.

¿Alguna ventaja más de la inyección de zamak?

Pues que se erige como un material de metal que no resulta tóxico y es cien por cien reciclable. Dos pluses añadidos a una modalidad de fabricación de piezas que suponen la vanguardia en el sector industrial.